De la dulce espera, a un duro parto prematuro

Experiencia prematuridad

Cuando hablamos de los riesgos que implica el tener parto prematuro, no sólo podemos pensar en el momento del parto en sí, sino en todo lo que conlleva a posteriori.

Hoy hemos podido escuchar la experiencia de Susana, una madre que ha pasado por esta situación y ha querido compartir con nosotros su historia, historia que una vez más, nos hace reflexionar sobre el desconocimiento y la falta de concienciación sobre el problema.

Susana tiene dos hijas, ambas prematuras, pero nada tiene que ver un caso con el otro. Su primer embarazo se adelantó solamente un mes, pero el segundo les hizo conocer en primera persona un caso de prematuridad extremo.

Nos cuenta, que, tras el primer embarazo, desconocía que el riesgo de volver a repetir un parto prematuro sería muy elevado.

Tras llevar un embarazo dentro de lo normal, sin ninguna alteración o problema, de repente en sus 25 semanas, rompió aguas.

Era la hora de la cena, y como cada noche, me senté con mi familia a cenar y de repente, sentí como si un cubo de agua cayera sobre mi

Ya en la clínica, después de varias pruebas para ver que estaba ocurriendo, los médicos comunicaron que iban a intentar aguantar hasta la semana 27/28, porque era demasiado pronto, pero que podría ser complicado porque la pequeña tenía muy poco líquido amniótico para poder sobrevivir en la barriga.

Susana y su marido no podían parar de pensar que era demasiado pronto, que su pequeña no era tan fuerte ni estaba tan desarrollado su cuerpo como para nacer ya, y era inevitable pensar en las posibles secuelas que podrían quedar. Los días previos al parto los recuerdan con mucha angustia y miedo, sumándole la obsesión que ella tenía de no seguir manchando ya que su hija no podía quedarse sin líquido amniótico.

Lo que esperas recordar como un momento dulce, de sentimientos a flor de piel con la espera de la pequeña, se convierte en un momento de angustia y miedo porque ocurra un milagro y todo salga bien…

26 semanas, 850 gramos, como ellos ahora dicen anecdóticamente “no pesó ni lo que un paquete de arroz”, un 20 de noviembre nació su pequeña guerrera prematura, y aquí empezaba la lucha... Click To Tweet

Jimena tenía previsto nacer un 25 de febrero y lo hizo un 20 de noviembre por lo que esas once semanas de antelación, le hicieran pasar 2 meses y medio de hospitalización.

Su impresión al verla fue grande, fue un gran choque, el aspecto de la pequeña era perfecto, era increíble cada detalle de su cuerpo tan bien formado, y tan pequeño, pero lo que más les impactó fue su color de piel.

Era perfecta, tenía un cuerpecito increíblemente perfecto, pero el color de su piel era como transparente, y eso era quizá una de las cosas que más impactaba al verla

El primer mes y medio en la UCI asegura que fue horrible, “todas las enfermedades y problemas que un prematuro podría presentar, todas las tuvo Jimena”, su pequeña fue llevada de inmediato nada más nacer a la incubadora, donde no tenía casi hueco de su cuerpo sin un cable.

Hasta la 3ª semana no pudieron tocar a su pequeña, y cuando pudieron, fue solamente metiendo sus manos por la incubadora.

Destaca que uno de los peores momentos que pasaron fue cuando el médico les dijo que la pequeña tenía sus pulmones como una piedrecita, se le habían endurecido. También cuando trataron de quitarle los tubos respiratorios y la pequeña no aguantó, no respondía por si sola.

Cuando nos dijeron que sus pulmones estaban muy duros, fue un momento muy duro para nosotros, en la UCI era un paso adelante y otro hacia atrás, fue un mes y medio muy duro

Cada avance en ese momento, era una fiesta para ellos, el poco peso que podía coger, lo poco que aumentaba su dosis de comida… un proceso complicado, que además se hace más difícil cuando tienes en casa a otra pequeña que también necesita de su familia.

Y es que resulta que hasta que no te toca un caso cercano, no se sabe lo que es todo esto realmente, se piensa que cuando el bebé consigue irse del hospital a casa, ya ha pasado todo, y lo cierto es que no es así y nadie está preparado para pasar por estas situaciones.

Todo el proceso por el que han pasado durante X meses de hospitalización, de pruebas, de máquinas y cables por todos lados, es solo el inicio, estos pequeños no solo sufren en esta fase, si no que muchos están sometidos a una vida de seguimientos, de pruebas médicas, y de muchas posibles enfermedades que no los abandonan al salir del hospital siendo bebé.

Haciendo un balance de la vida de Jimena, ¿cómo resumirías su evolución y aprendizaje, y en general la experiencia con la prematuridad?

 

En general, desde el inicio fue una etapa que nos hizo más fuertes, nos enseñó a valorar las cosas que realmente son importantes, y sobretodo valorar el verla crecer

Susana nos cuenta, que ante situaciones como la que ellos han vivido con su pequeña, lo importante es aferrarse al día a día de su hija, confiar tanto en la niña como en ellos como padres, y a partir de ahí, poco a poco todo va saliendo, pero destaca que por mucho que te digan eso de “Paciencia, otros niños lo han conseguido…” etc, eso no da esperanza ni tranquilidad, y lo único que consigues es odiar la palabra “paciencia”.

Hay etapas en las que quizá esperas que tu hija empiece a hacer cosas que otros niños ya hacen, y te preocupas porque tarda algo más, pero hasta que no lo ves, no puedes quedarte tranquila por mucho que te digan

Jimena hoy tiene 3 años, y ha tenido sus correspondientes revisiones, controlando que todo funcionaba bien en todo momento. Esta pequeña guerrera ha podido con esta lucha, y la suerte ha estado de su lado, a día de hoy no tiene secuelas que la hayan marcado de por vida por ser prematura, pero continuará con su control constante para cerciorarse de que todo va correctamente.

Cada paso que da, ya sea lo más mínimo, lo valoramos muchísimo, nos emociona verla como empieza el cole, como nos quiere ayudar en casa, como nos dice cuanto nos quiere… Jimena es un regalo muy grande que nos ha tocado

Algo que ha destacado, que realmente les preocupaba bastante a día de hoy, es el tema de empezar el colegio, y es que la escolarización de bebés prematuros no es nada fácil. A día de hoy, hay una lucha constante por flexibilizar la escolarización de los bebés prematuros, y estos padres lo han sufrido en primera persona.

No les han permitido que Jimena empiece un año más tarde el cole, teniendo que ir al mismo curso que los niños del año correspondiente a su nacimiento prematuro, y no a su fecha de nacimiento a término.

La sanidad, el equipo médico, tienen un papel muy importante en todo este proceso…

En todo momento se sintió segura, el personal del hospital era genial, todo el mundo muy atento.

Susana destacó que el trato en el hospital en la época del nacimiento de Jimena fue increíble “chapó por las enfermeras que nos cuidaban tanto a la niña como a mí, y nuestro médico, era totalmente claro, sincero en cada momento, y se portó genial” todos eran muy cercanos, muy humanos.

Y por último quisimos conocer la opinión de Susana sobre el dispositivo que Innitius propone, “Fine Birth” para el diagnóstico del parto prematuro 

 

Si un aparato es capaz de anticiparse al riesgo de tener un parto prematuro, podría cambiar las vidas de miles de pequeños y las de sus familias.

Si con Fine Birth se puede diagnosticar el parto prematuro, anticipándose al proceso tan duro por el que acaba pasando el bebé y la familia sin esperarlo, estaríamos en un grandísimo momento #diagnostico #prematuros #prematuridad Click To Tweet

Susana nos cuenta que cuando escuchó hablar al CEO de Innitius, Rubén Molina, sobre Fine Birth, le pareció un proyecto súper interesante, y muy necesario hoy en día.

“Es un momento muy delicado cuando estás esperando a que el doctor te diga si puedes ir a casa o te ingresan porque creen que estás realmente de parto. La incertidumbre de no saber qué está pasando.

Que el ginecólogo disponga de una herramienta que haga mucha más segura su decisión y que actúe tan rápido…es un salto muy importante para todos”

LinkedIn
Twitter
Facebook
Google+

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *